Picasso. Olga, la bailarina rusa primera esposa de Picasso. Hoy 17 de junio de 1891 nace Olga.

Nació el 17 de junio de 1891 y murió el 11 de febrero de 1955. Cuando se conocieron ella tenía 25 años y el 35. Estuvieron juntos doce años. Se casaron por el rito ortodoxo cristiano en Paris. Fue madre del primer hijo de Picasso, Pablo.

Detalles del evento

Cuándo

17/06/2016
de 15:25 a 15:25

Agregar evento al calendario

Olga Stepánovna Jojlova (Nizhin, Ucrania, 17 de junio de 1891 – Cannes, Francia, 11 de febrero de 1955) fue una bailarina rusa.

Integró la compañía de baile de Serguéi Diáguilev, con la que recorrió Europa.

Se hizo famosa por ser la primera esposa del pintor español Pablo Picasso y madre de su primer hijo, Paulo. Fue, además, musa inspiradora y modelo de varios de sus cuadros, entre los que se destacan Olga Jojlova con mantilla y Retrato de Olga en un sillón.

Olga Khokhlova: Biografía
“Yo soy Olga Koklova, la sobrina del Zar”

Estas fueron las palabras que pronunció la bailarina ucraniana cuando Jean Cocteau le presentó a Picasso en los camerinos del teatro donde trabajaba para el ballet de Diaguilev, en 1917.

Estas primeras palabras ya hacían alarde de su ambición y, por supuesto, de sus pretensiones hacia el pintor malagueño. A partir de este momento, la astucia y fragilidad de Olga comenzaron a aparecer en sus pinturas, bajo una máscara teatral de profunda tristeza y frialdad. Estos adjetivos que rodean el nombre de la bailarina no son más que la fachada que dejó inscrita en la vida del artista, dado que no podemos dudar del amor incondicional que sentía hacia él, pese al continuo choque de sus personalidades divergentes.

Obviando sus diferencias, se casarán el 12 de julio de 1918 en la iglesia ortodoxa rusa de París, donde Olga Koklova dejó claro una vez más quién iba a llevar las riendas de ese matrimonio.

Sólo tres años más tarde nacería su primer hijo: Pablo. Como símbolo de estabilidad, después de haber deambulado juntos por diferentes ciudades de Italia, España y Francia trabajando, ambos, para el ballet de Diaguilev, la llegada de su hijo y el cese de Picasso como diseñador de vestuario del ballet, hicieron que Olga se decidiese por abandonar la compañía para quedarse con su marido. Esta renuncia a su autonomía fue decisiva para la completa incompatibilidad entre ambos, haciendo insoportable la relación y llevando a Picasso a los brazos de nuevas amantes.

Olga Koklova, la mujer de Picasso por antonomasia, la primera y única (en el sentido estricto de la palabra), se consagró de esta manera al morir en 1955, a los 63 años de edad, sola y sin haberle concedido el divorcio al artista. Sus razones, las resumía en una sola frase:

“Soy Olga Koklova. Soporté al genio con cariño durante más de doce años. Fui legalmente su primera esposa y, como a todas, me abandonó.”

-------------------------------------------------------------------------------

OLGA KOKLOVA Y PICASSO


Por José Antonio Molero

El trabajo de Picasso tuvo etapas marcadas por los colores, por los motivos, las influencias…, y, a partir del criterio que se considere, es posible un estudio catalogado de la inmensa obra del genial pintor malagueño. Así, sus primeras creaciones estuvieron marcadas por impresiones cotidianas y por la influencia de artistas como Paul Gauguin, Edgar Degas y Henri de Toulouse-Lautrec. En 1906, el trabajo del artista experimenta un gran vuelco, con influencias del arte griego, ibérico y africano. Pero la verdadera consolidación como artista se dio dos años más tarde, cuando Picasso, junto con Georges Braque, penetra de lleno en el cubismo (1908-1916), estilo con el que se hizo conocido.

En las pinturas de Picasso se refleja todo lo que el ‘artista-persona’ sentía y vivía, sobre todo, en lo referente al amor. El amor va a constituirse en el hito que va a delimitar un estilo y las características del siguiente: cada vez que el genial artista se enamora, cambia su estilo pictórico, y, en este sentido, una de las mujeres que motivaron, sin lugar a dudas, un cambio radical en el pintor fue la bailarina rusa Olga Koklova. Con este cambio, el autor entra de lleno en el mundo del clasicismo, donde pone en práctica todo lo aprendido en la Escuela de Bellas Artes.

En las pinturas de Picasso se refleja todo lo que el ‘artista-persona’ sentía y vivía, sobre todo, en lo referente al amor.


De Eva Gouel a Olga Koklova

Hacia 1912, Picasso ya había dejado a Fernande Olivier por una nueva amante, Eva Gouel. En 1914, inmersa ya Europa en la I Guerra Mundial, Picasso rompe su amistad con Braque, al propio tiempo que sus amigos más íntimos (Derain, Apollinaire...) son llamados a filas. Picasso, por su condición de extranjero, no fue llamado a filas y pudo continuar trabajando, pero sin contar con la calidad compañía de un amigo.

En las Navidades del año siguiente, Eva muere de cáncer, después de cuatro años junto al pintor. De cualquier manera, estas ausencias hacen que Picasso se sienta invadido por una fría soledad que resulta insoportable a su temperamento mediterráneo.

Durante 1915-1916, habían aparecido en su vida nuevas amistades femeninas que iban a mitigar, en cierto modo, esa tremenda soledad que le habían ocasionado su enemistad con Braque, la separación de sus amigos más allegados y la prematura muerte de Eva, si bien ninguna de ellas llegó a germinar definitivamente. Por este tiempo, Picasso había iniciado ya un profundo cambio en su expresión artística, sin abandonar del todo el cubismo.

Sentimentalmente insatisfecho y con el alma sola, Picasso busca refugio en su amigo Jean Cocteau. Fue a finales de mayo de 1916 cuando, por mediación de Cocteau, conoce al empresario Serguéi Diaguilev, cuyo ballet era muy conocido en toda Europa y en Estados Unidos, y considerado como ejemplo de original modernidad.

Diaguilev le propone trabajar para él en la decoración de su Parade, su próximo estreno de ballet en París. En agosto de ese año, Picasso confirmaba su colaboración en los decorados y vestuarios. «Picasso tiene unas ideas sorprendentes y nuevas para Parade. Es maravilloso», escribía el compositor Erik Satie a Cocteau.

En enero de 1917, a sus 35 años, el pintor inicia sus trabajos, que continuará en Roma, adonde la compañía se había trasladado en febrero, continuando con su gira artística. Será entonces, aquí, tras su llegada el día 18, y durante unos ensayos, cuando Picasso va a conocer a Olga, una avispada bailarina de ballet de Diaguilev.
Olga Koklova y Picasso

Olga Koklova había nacido en Niezin (actual Ucrania) el 12 de junio de 1891. Tenía 25 años cuando conoce a Picasso y fue la mujer que más llegó a influir en el artista malagueño.

Olga era bella, pero también ambiciosa, intransigente y tozuda y, como suele ocurrirles a las gentes del Norte europeo, su rostro transmitía un aire de lánguida tristeza, rasgos que quedarían reflejados en algunos cuadros.

La entonces rusa se decía descendiente de noble cuna, lo cual hubo de influir en el interés de Picasso hacia ella, e hija de un general. Los biógrafos del pintor coinciden en comentar el hecho de que, el día en que fueron presentados por Jean Cocteau en un camerino del teatro durante los ensayos de ballet, Olga se insinuó a Picasso y, a la par que abría su escote, le dijo: «Yo soy Olga Koklova, la sobrina del zar». La bella eslava había tomado la firme decisión de casarse con el ya rico y famoso pintor.
Los primeros momentos de convivencia sentimental fueron un tiempo en el que Olga, tan seductora como imaginativa amante, supo hacerle olvidar al dolido y solitario Picasso pasados amoríos. «Picasso está enamorado», escribiría Cocteau a su madre el 4 de marzo de 1917.

La relación inicial iba a hacerse sensualmente más intensa a la vuelta del artista a Roma, después de visitar también Nápoles y las ruinas de las históricas Pompeya y Herculano, viajes que le adentran de lleno, a través de las imágenes de las postales que coleccionó, en los pletóricos personajes de la comedia italiana (Pierrot, Polichinela, Arlequín...).

Será en un segundo viaje a Nápoles cuando pintará a la sensual bailarina por primera vez, Recuerdo de Nuestro Paseo por Nápoles, un autorretrato con ella en coche de caballos, paseando por la Via Scarlatti. El primero, seguramente, fue un dibujo de la joven de perfil, en el que el apasionado amante firma dos veces «Picasso», una en español y otra con caracteres cirílicos.

Cinco días después, la pareja ya estaba de regreso en París: ella, para continuar con los ensayos y él, para proseguir con los trabajos escenográficos de Parade, que iba a estrenarse en el Théâtre du Châtelet de la capital francesa a mediados de mayo de 1917.

De París, la compañía emprende una gira por distintas ciudades europeas, entre las que se encuentra Madrid, adonde Picasso viaja también como diseñador del vestuario y con el propósito de estar cerca a Olga. Finalmente, el 21 de junio, llegan a Barcelona. Picasso aprovecha la estancia en la Ciudad Condal para presentar Olga a su madre. Él se hospeda en el hogar materno de la calle de la Merced, mientras ella y los demás artistas lo hacen en el Hotel Ranzini del Paseo de Colón, 22. Aquí será donde el artista pinte el óleo sobre lienzo Retrato de Olga con Mantilla.

Matrimonio de Picasso y Olga

En abril de 1918, Olga y Picasso se instalan en el hotel Lutetia de París, y, unos meses más tarde, el 12 de julio, contraen matrimonio, tanto por lo civil como por lo religioso: para contentar a la bailarina, Picasso accede con gusto a hacerlo por el rito ortodoxo ruso; como testigos firmaron Max Jacob, Jean Cocteau y el poeta Guillaume Apollinaire, sus mejores amigos de entonces.

Todas las biografías del malagueño universal coinciden en referir el hecho que tuvo lugar en este momento de su vida y que evidencia fehacientemente la sagacidad y picardía de Olga. Ya en la iglesia ortodoxa donde iba a celebrarse la ceremonia, Max Jacob comentó a Apollinaire una antigua creencia rusa, según la cual el primero de los contrayentes que pise la alfombra después de haber dado las tres vueltas obligadas al altar, dominará al otro de por vida. Cuando Apollinaire se apercibió del hecho, quedó horrorizado y quiso advertir a su amigo, pero ya era demasiado tarde; la astuta Olga, conocedora de aquella tradición, había puesto todo el empeño en lograr su propósito y había sido la primera en pisar la alfombra.


En 1919, el matrimonio viaja a Londres para cumplir sus compromisos con el ballet de Diaguilev en una representación basada en El Sombrero de Tres Picos, de Manuel de Falla. Por esta época, Picasso despliega su creatividad en la doble faceta de pintor y escultor. Por una parte, desarrolla el cubismo de diferentes maneras y, por otra, ensaya formas escultóricas artísticamente caracterizadas como neoclásicas.

El 4 de febrero de 1921, Olga dio a luz a su primer hijo, Paul.

Continuamente, viajan a la Costa Azul, que empezaba a ponerse de moda entre las familias bien de la época, y cuyo paisaje y vegetación tanto le recordaban los parajes del Mediterráneo malagueño. Estas vivencias impregnadas de nostalgia le alivian también de sus primeros roces con Olga, que ya habían empezado a hacer acto de presencia entre la pareja.
Durante este periodo, Picasso abandona el cubismo y comienza a trabajar en distintos estilos, cuyos frutos sazonarán en numerosas obras con el tema de la maternidad, como la que realizó a su hijo Paul, Pablo Vestido de Arlequín, o como La Maternidad, La Sagrada Familia... La ternura del rostro del niño Paul, la belleza de sus ojos, la serenidad de su rostro. El dibujo adquiere el rango de sublime en las manos de Picasso y la ternura del alma del padre impregna los pinceles del artista.

En París cambian de residencia en varias ocasiones. Olga procura en cada traslado una ubicación de mayor categoría social. Sus amigos de ahora ya no son los bohemios de Montmartre, por los que Olga no sentía el menor afecto, pero se siente tan incómoda con ellos como si lo fueran. Dominada por una mentalidad de mujer rica, vive obsesionada con alternar con la alta sociedad parisina. Por su parte, Picasso comienza a interesarse por el surrealismo y sus teorías aplicadas a la pintura. La divergencia de caracteres es un hecho que salta a la vista y va acentuándose irremediablemente.

En 1922, las diferencias de concepción estética entre Picasso y Diaguilev se hacen cada vez más incompatibles, hasta que artista y empresario acaban por separarse, si bien, en 1924, volverán a colaborar, aunque durante un tiempo muy breve, en la representación de El Tren Azul.

El final de un idilio

A comienzos de julio, el ballet de la empresa de Diaguilev embarcó hacia Suramérica y Olga abandona la compañía para quedarse al lado de su esposo. Es en esta época en la que no se separan el uno del otro cuando comienzan a agudizarse los problemas de la pareja. Parecía que la convivencia no hacía sino poner de manifiesto cada vez más su incompatibilidad personal. Y estos sentimientos divergentes son recíprocos. Como en todo lo que atañe al corazón, esa ausencia de empatía emocional y atracción sensual se ve reflejada ya en las pinturas de artista.

Y en un contexto espiritual confuso, debatiéndose entre sentimientos contradictorios y atado a un matrimonio en progresivo deterioro, Picasso empieza a traducir el estado de sus revueltas interiores a la pintura, que va evolucionando cada vez más hacia al surrealismo, «las pinturas eran cada vez más salvajes».

Un día de finales de 1927, huyendo de una de sus peleas con Olga, cada vez frecuentes y violentas, Picasso pasea por París. Al salir del metro de las Galerías Lafayette, se fija en una joven, la aborda directamente, inician una conversación, se dan cuenta de que son coincidentes en muchos gustos y llenan sus vidas de futuras colaboraciones. Picasso parece decidido a dejar atrás su convulsa vida anterior. Cuando ocurre esto, cuenta ya con 46 años. Ella es rubia, bella y solo tiene 17 años. Su nombre es Marie-Thérèse Walter y pronto va a convertirse en uno de los grandes amores que más habrán de influir en el cambio de vida del artista y en la evolución de su obra.

Cuentan los biógrafos que Olga era consciente de que Picasso salía con otras mujeres, pero será en 1929, al enterarse por un confidente de que Marie Therese está embarazada de Picasso, cuando tiene lugar la separación definitiva.

En 1935 intentan un divorcio amistoso, pero las contrapartidas económicas exigidas por Olga resultan inaceptables por parte del artista malagueño. La mujer se convierte en un monstruo, mientras el pintor se reduce a la sombra de un perfil. Picasso representa así su drama personal, pero echa también a la cara del público un yo hipertrofiado, con la insolencia del adolescente unas veces y otras con la voluntad provocadora del viejo mirón.

Al poco tiempo, el 11 de febrero de 1955, muere Olga en la clínica Beausoleil de Cannes. Tenía 63 años. Fue inhumada en el cementerio protestante de esta ciudad totalmente sola y sin haberle concedido el divorcio a Picasso.

Hasta aquí la historia de amor de Picasso y Olga Koklova. De ella han quedado como testigos las numerosas obras realizadas por el artista a su mujer y a su familia.

«Olga con Mantilla»

El cuadro en cuestión, del que Picasso realizó un esquemático dibujo pero de cuerpo entero, fue entregado como regalo a su madre, aunque, posteriormente, tal vez porque ella nunca estuvo convencida de esa unión ni de su resultado, pasó a manos de Paul, el primogénito del pintor. La mantilla no era sino el tapete de la mesa de la habitación, desde donde también pintará una visión del Paseo que divisa, con la estatua de Colón al fondo.

El retrato de Olga con Mantilla es un óleo sobre lienzo, de 64 x 53 cm, en el que se capta perfectamente la psicología del personaje.

Olga mira con cierto aire estático, con la mirada fría hacia el artista que la pinta, destacando el fondo neutro color verde. En el retrato del autor malagueño aparece dibujada con una expresión de estúpida tozudez, de insatisfacción, de mal humor, resaltada por el mentón levantado. Para el pintor, Olga era «una autentica señora», tenía un aire aristocrático, que se encargaba de cultivar con mimo, llevaba el pelo liso peinado con raya en medio.
Muchos son los biógrafos de Picasso que describen de forma diferente lo que expresa este cuadro sobre la figura de Olga. Palau i Febre ve en ella los rasgos de una campesina eslava imbuida de una cierta tosquedad primitiva, y Patrick Obrian dijo que, comparada con algunos de los retratos posteriores, se da la curiosa circunstancia de que la modelo no está idealizada; se ven claramente los tensos rasgos de la arpía. Por su parte, en el catálogo de la exposición “Primera Mirada” (1994) en que fue expuesto puede leerse que Picasso representa a Olga con entonaciones delicadas y frías, y le confiere una expresión seria y dura, menos idealizada que las que adoptará en los múltiples retratos posteriores. Sea cual fuere la opinión, este cuadro fue uno de los primeros en el estilo figurativo naturalista que desarrollaría Picasso a principios de los años veinte.

Quizás su amistad con el pintor malagueño, residente en Barcelona, Rafael Martínez Padilla, autor de otra Mujer con Mantilla, cuyo modelo ya había sido utilizada por pintores de la talla de Ramón Casas y cuyo estudio frecuentó Picasso entonces, pudo sugerirle a este la idea de disfrazar a su compañera de maja española, a fin de acercarla a la cultura de su país.

El cuadro fue dado a conocer en 1946 por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, con motivo de la muestra «Picasso. Fifty Years of his Art», cuyo catálogo aún dudaba de si había sido ejecutado en España y lo daba ya como parte de una «antigua colección de la madre del artista». En Málaga, el cuadro se vio por vez primera en 1992, formando parte de la colección particular de Christine Ruiz Picasso. En la actualidad, todas las obras relacionadas con Olga Koklova y el tema de la maternidad están presentes en la sala II del Museo Picasso de Málaga.

En las imágenes Picasso con Olga, Olga Sola, el cuadro "Olga in poltrona" y el cuadro "Olga con mantilla".

archivado en:

Si lo desea, elija otra fecha: