Jesuitas. Hoy 27 de Septiembre de 1540 Fundación de la Compañía de Jesús.

Detalles del evento

Cuándo

27/09/2015
de 08:45 a 08:45

Agregar evento al calendario

La Sociedad de Jesús es una orden religiosa masculina fundada en París y más conocida como Compañía de Jesús. El nombre de jesuitas empezó a utilizarse en Alemania, para luego generalizarse, y a veces ha sido empleado despectivamente.

Entre sus fundadores se destacó Ignacio de Loyola, de origen vasco, quien, mientras estudiaba en París en el Colegio de Santa Bárbara, conoció a Pedro Fabro y a Francisco Javier, con los que entabló una gran amistad, unidos por la fe cristiana y el deseo de servir a Dios.

Más tarde se unieron al grupo Diego Laínez, Simão Rodrigues, Alfonso Salmerón y Nicolás de Bobadilla, dando origen a la Compañía de Jesús en 1534 en la capilla de los Mártires, en Montmartre. El papa Pablo III emitió una bula el 27 de septiembre de 1540 reconociendo a la Compañía.

Entre sus objetivos destacan sostener y difundir la fe cristiana, en alabanza y consecución de una vida espiritual en armonía con la vida cotidiana, reconociendo al Creador en todo, sometiéndose a la voluntad de la Iglesia y del papa, para lo cual se preparan intelectualmente a través de estudios teológicos, de idiomas y humanísticos, utilizando la educación como un medio evangelizador, para lo cual fundaron establecimientos educativos en todos los niveles.

Su ideario está reflejado en las Constituciones de la Compañía, de profunda obediencia a las jerarquías eclesiásticas y riguroso sustento de la fe. Ad Maiorem Deo Gratiam es el lema de la compañía y su emblema son las iniciales en latín IHS (Iesus, Hominun Salvator), que Ignacio de Loyola plasmó en su sello.

Se han opuesto constantemente a cualquier ataque a la Iglesia que defienden; acérrimos perseguidores del protestantismo y defensores de la Contrarreforma, participaron de un modo destacado en el Concilio de Trento y lucharon para quitar a los protestantes su influencia en vastas regiones de Centroeuropa.

Ignacio de Loyola falleció en 1556; Diego Laínez pasó a hacerse cargo de la orden como padre general, título vitalicio que ostenta quien ejerce la dirección de la Compañía. El órgano máximo es la Congregación General.

Aunque vapuleada en pleno auge del Humanismo, resultó imprescindible en la Contrarreforma del siglo XVI y cuando los misioneros jesuitas empezaron a actuar fuera de Europa. Las “túnicas negras” a menudo precedían a las naciones europeas en su infiltración por tierras y sociedades extranjeras.

La pérdida del poder de la Iglesia y la prédica iluminista sobre los soberanos hicieron nacer el despotismo ilustrado, cuyas monarquías se opusieron a los jesuitas. Fueron expulsados de Portugal y las órdenes jesuitas fueron disueltas en Francia, en 1763; cuatro años después se disolvieron en España por la Pragmática Sanción Carlos III, y el Estado se apropió de sus bienes.

En América, promovieron el sistema de “reducciones” para facilitar la evangelización y adaptación a las costumbres europeas de los indígenas lo que en muchos casos contrarió a los grupos gobernantes lo que motivó su expulsión.

En 1773, el papa Clemente XVI suprimió la orden, decisión que no fue acatada en Rusia, Inglaterra, Prusia y Polonia. El Papa Pío VIII los readmitió, tras 40 años de proscripción, pero de nuevo fueron expulsados de Italia tras la unificación italiana, y de Alemania. Su nueva patria fue Estados Unidos, adonde se dirigieron para continuar con su misión evangelizadora.

En España la Segunda República, en 1932, suprimió la Compañía de Jesús, que perdió sus posesiones, aunque el franquismo restauró sus derechos en 1938.

La vida de los misioneros jesuitas solía estar en peligro porque las autoridades extranjeras eran hostiles y reacias a sus tareas de conversión; los perseguían hasta darles muerte. Sin embargo, en otras naciones como India y China los veneraban como hombre de sabiduría y ciencia.

La lucha de los Jesuitas en América esta perfectamente retratada en "La misión", una película británica de 1986 dirigida por Roland Joffé e interpretada por Robert De Niro, Jeremy Irons, Ray McAnally y Aidan Quinn en los papeles principales, ganadora de varios premios cinematográficos internacionales. Para darle un hilo conductor al drama, se toma como fuente de inspiración la vida del sacerdote jesuita, misionero y escritor peruano Antonio Ruiz de Montoya (Lima, 1585 – Lima, 11 de abril de 1652).

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Absoluta recomendación de la película¡¡¡¡¡¡¡¡

archivado en:

Si lo desea, elija otra fecha: