Lizzie Siddal, la musa y esposa del pintor Rossetti con la que mantuvo una tormentosa relación de amor. Hoy 11 de febrero de 1862 fallece Lizzie Siddal

Se suicidó con 32 años tras enterarse de la relación de Rosseti con la esposa de su socio y dar a luz una niña muerta. Rossetti despidió a la difunta dejando un libro manuscrito de poemas en el féretro. Se trataba de la única copia. Siete años después Rossetti exhumo el cuerpo para recuperar el libro y editarlo. Nació el 25 de julio de 1829 y murió el 11 de febrero de 1862.

Detalles del evento

Cuándo

11/02/2015
de 15:40 a 15:40

Agregar evento al calendario

Elizabeth Eleanor Siddal Rossetti (25 de julio de 1829 - 11 de febrero de 1862) fue una poeta, artista y modelo británica, retratada a menudo por los artistas de la Hermandad Prerrafaelita y especialmente por su esposo, el pintor Dante Gabriel Rossetti.

Primeros años de vida
Llamada Elizabeth Eleanor Siddall por su madre, Lizzie nació el 25 de julio de 1829 en el hogar de su familia, en 7 Charles Street, Hatton Garden. Sus padres fueron Charles Crooke Siddall, quien afirmaba que su familia descendía de la nobleza, y Eleanor Evans.

En los tiempos en que Elizabeth nació, no estaban sumidos en la pobreza debido a que su padre tenía su propio negocio. Alrededor de 1831, los Siddall se mudaron al municipio de Southwark, en el sur de Londres, una zona menos saludable que Hatton Garden. Allí, en Southwark, nacieron el resto de sus hermanos: Lydia (a la que Lizzie era particularmente cercana), María, Clara, James y Henry.

Aunque no existe constancia de que haya asistido a la escuela, Lizzie era capaz de leer y escribir, suponiéndose que sus padres le enseñaron. Desarrolló un amor por la poesía a una temprana edad, luego de descubrir un poema de Alfred Tennyson en un trozo de papel de periódico que había sido utilizado para envolver una porción de mantequilla; este descubrimiento inspiró a Lizzie para comenzar a escribir.

Vida como modelo de los prerrafaelistas
Siddal, cuyo nombre era originalmente escrito Siddall (fue Rossetti quien eliminó la segunda "l"), fue descubierta por Deverell en 1849 mientras trabajaba como modista de sombreros en Cranbourne Alley, Londres. Ni ella ni su familia tenían aspiraciones o intereses artísticos. Fue empleada como modelo por Deverell y a través de él fue presentada a los prerrafaelistas.

Sus veinte años, su alto y delgado cuerpo y su cobrizo cabello la convirtieron en una de las primeras modelos "despampanantes" prerrafaelistas. William Michael Rossetti, su cuñado, la describió como "una de las criaturas más bellas, con un aire entre dignidad y dulzura con algo que excedía la modestia y la autoestima y poseía una desdeñosa reserva; alta, finamente formada con un cuello suave y regular, con algunas características poco comunes, ojos verde-azulados y poco brillantes, grandes y perfectos párpados, una tez brillante y un espléndido, grueso y abundante cabello oro-cobrizo."

El inicio del Lizzie en el mundo del modelaje fue un comienzo extremadamente placentero en lo que podría haber sido un mundo sórdido. En el principio de su carrera como modelo, se le permitía seguir trabajando en la sombrería de la señora Tozer's a medio tiempo, asegurándose así un salario regular incluso si el modelaje no funcionaba. Esta era una oportunidad inusual para una mujer de su tiempo.

Mientras posaba para el cuadro Ophelia de John Everett Millais (1852), Siddal flotaba en una bañera llena de agua para representar el ahogamiento de Ofelia. Millais la pintó diariamente durante el invierno. Puso velas debajo de la bañera para entibiar el agua. En una ocasión, las velas se apagaron y el agua se volvió lentamente helada. Millais estaba tan concentrado en su pintura que no lo notó y Siddal no se quejó. Después de esa sesión ella se enfermó gravemente de neumonía, o tal vez de un resfriado. Su padre creía que Millais era responsable y lo forzó a pagar una indemnización para pagar al doctor. Se pensó que sufría de tuberculosis, pero algunos historiadores actualmente
creen que es más probable que haya sido un malestar intestinal.

Otros han sugerido que ella podría ser anoréxica, mientras otros atribuyen su pobre salud a una adicción al láudano o una combinación de alimentos.

Elizabeth Siddal fue la principal musa de Dante Gabriel Rossetti en la mayor parte de su juventud. Después de conocerla, él la pintó constantemente, excluyendo así a casi todas las otras modelos y evitando que ella modelara para los otros prerrafaelistas. Estos dibujos y pinturas culminaron con Beata Beatrix, pintada en 1863, un año después de la muerte de Elizabeth. Ella fue la modelo para dicho cuadro, que muestra a la Beatriz de Dante Alighieri orando.

En drama y ficción
La novela de misterio de Fiona Mountain del año 2002, "Pálida como la muerte", centra un misterio genealógico alrededor de los descendientes de Elizabeth Siddal y Dante Gabriel Rossetti. En la novela, la hija recién nacida de la pareja no estaba muerta, sino que fue robada por la familia del doctor, que estaba enamorado de Elizabeth. Las enfermedades misteriosas de Elizabeth son explicadas como un defecto genético del corazón, que son heredados por su tataratatara nieta Bethany, una joven mujer que modela para fotógrafos que se inspiran en las pinturas prerrafaelistas.

Mollie Hardwick (la autora de Arriba y abajo) escribió una novela de misterio titulada "La Doncella Soñadora" en 1990. El argumento se centra en Doran Fairweather, una anticuaria que está encantada por haber encontrado un pequeño óleo que cree que fue pintado por Elizabeth Siddal. Pero luego se sorprende cuando encuentra el cuerpo de una joven, flotando muerta en un estanque. La escena de muerte imita la pintura Ophelia de Millais, para la que Elizabeth posó. Doran se entusiasma tanto por la coincidencia y el misterio que ignora el consejo de su marido, Rodney, quien le advierte que la historia de Rossetti y Siddal estaba plagada de infelicidad. Él siente que el involucrarse en este misterio les traerá problemas y peligros. Pero Doran rápidamente se obsesiona con la saga Rossetti/Siddal y comienza a hacer nuevos e interesantes amigos. No puede ver la trampa que está lista para atraparla.

La relación de Rossetti con Siddal fue objeto de numerosos dramas de televisión, en particular El Infierno de Dante (1967), de Ken Russell, en donde ella fue interpretada por Judith Paris; La escuela de amor (1975), en donde ella fue caracterizada por Patricia Quinn; y Románticos desesperados (2009), en donde fue interpretada por Amy Manson.

En la película de 1991 Elegir un amor una parte del argumento se basa en los prerrafaelistas y en la apasionada relación que Dante Gabriel Rosetti mantuvo con su mujer Elizabeth Siddal.

--------------------------------------------------------------------------------

Pasión romántica, versos de ultratumba.

Dante Gabriel Rossetti fue uno de los fundadores del grupo de prerrafaelitas y mantuvo una tormentosa relación con Lizzie Siddal

MANUEL VICENT 29 NOV 2015 EL PAIS

Lizzie Siddal fue la musa, modelo, amante y finalmente la mujer inmolada del poeta y pintor prerrafaelita Dante Gabriel Rossetti.

Este la conoció cuando era una joven bellísima de 20 años después de que la descubriera el pintor Walter H. Deverell en la sombrerería de la señora Tozer’s, en Cranbourne Alley de Londres, donde trabajaba de costurera. Tenía los ojos verdes azulados, una tez transparente, una espléndida cabellera de oro quemado y parecía siempre envuelta en un aura de dulzura y misteriosa distancia. Antes de convertirla en su amante, Dante Gabriel Rossetti tuvo que compartirla con sus colegas de la Hermandad de los Prerrafaelitas, que se la disputaban como predadores a la caza de una hermosa gacela, ya que encarnaba el ideal de belleza inmarcesible, virginal e incontaminada en aquella ciénaga de amoríos de la Inglaterra victoriana de mediados del siglo XIX.

Rossetti la pintó obsesivamente para hurtarla a otros pintores, pero no logró evitar que posara como Ofelia para el famoso cuadro del pintor John Everett Millais. Los prerrafaelitas lo fiaban todo a la perfección de la pintura de los primitivos italianos y Lizzie era para ellos Simonetta Vespucci, la modelo de Botticelli, reencarnada.

En el taller de Millais, en Gower Street, se había preparado un remedo de naturaleza floral para ocultar una bañera llena de agua donde Lizzie debía flotar vestida representando el ahogamiento de la Ofelia de Hamlet. El artista la pintaba diariamente ese invierno de 1852 y, para templar el agua, ponía velas debajo de la bañera, pero en una ocasión las velas se apagaron sin que el pintor se diera cuenta y Lizzie se fue congelando en silencio, inmóvil, con los brazos abiertos y la cabellera derramada en el agua fría hasta coger una pulmonía que estuvo a punto de llevarla a la tumba. Fue el inicio de todas sus desgracias. Después de un largo pleito, el padre de la modelo consiguió que Millais pagara los honorarios del doctor, pero a partir de ese momento Lizzie adquirió una rara melancolía unida a la anorexia, tal vez a la tuberculosis y a la depresión, que trataba de remediar con láudano.

Aunque Rossetti fue más conocido como pintor, a los 19 años ya había publicado La doncella bienaventurada, el libro de poemas que lo había consagrado en 1847. No existe constancia de que Lizzie hubiera ido a la escuela, pero sabía leer y escribir, algo insólito en una costurera de aquella época, e incluso a temprana edad desarrolló también un amor por la poesía, luego de descubrir un poema de Alfred Tennyson en un trozo de papel de periódico que había sido utilizado para envolver una porción de mantequilla. “Nadie hay como ella / ni la habrá cuando nuestros veranos hayan acabado”.

Estos versos la impulsaron a escribir y a pintar cuando ya había iniciado una relación tormentosa en brazos de Rossetti. Existe una copiosa literatura, obras de teatro y películas sobre esta pasión, que el pintor no dejó de compartir con varias amantes. Una de ellas fue Jane Morris, la esposa de su socio y amigo William Morris, una mujer de clase obrera, de pelo cobrizo y decadente palidez enfermiza, según el ideal de belleza prerrafaelita, con la que mantuvo un tórrido romance, que se frustró cuando Lizzie, después de dar a luz a una niña muerta, se lanzó hacia la propia destrucción, a la que puso final con el suicidio por una sobredosis de láudano en 1862. Lizzie tenía 32 años.

El rito funerario de Lizzie fue una ceremonia gótica. El pleno de la Hermandad de Prerrafaelitas, los colegas Burne-Jones, Ford Madox, Philip Webb, John Everett Millais, acompañaron a Rossetti hasta el cementerio londinense de Highgate y allí, en un rapto de romanticismo desgarrado, el poeta pintor arrojó al interior de la fosa varios manuscritos con poemas inéditos que cayeron sobre el cadáver de su mujer. Sumido en una profunda culpabilidad, a partir de entonces Rossetti comenzó a idealizarla en dibujos y pinturas que culminaron con el famoso cuadro Beata Beatrix, pintado en 1863, un año después de la muerte de Lizzie. Ella fue la modelo imaginaria de la Beatriz de Dante Alighieri en oración.

El pintor inició nuevas aventuras con otras amantes, entre ellas con Fanny Cornforth, modelo en algunas de sus obras, pero el inquieto corazón de Rossetti tampoco olvidó a Jane Morris, ahora que la tenía siempre al lado, ya que el sentimental prerrafaelita colaboraba estrechamente con su marido en la empresa de arquitectura y diseño Art & Graft. Su relación amorosa se mantuvo entre 1871 y 1874.

Los amantes se reunían a menudo en Kelmscott Manor, la casa que Rossetti y el matrimonio Morris habían alquilado en el condado de Oxford para huir del bullicio de Londres. Esta promiscuidad decadente entre amigos, maridos y amantes contra los límites estrictos que imponía la moral victoriana la heredarían muchos años después los del grupo de Bloomsbury, la secta de Los Apóstoles de Cambridge, con Virginia Woolf a la cabeza.

No obstante, el ectoplasma de Lizzie perduraba en la mente cada vez más atormentada de Rossetti. Como poeta, había entrado en decadencia y de pronto, en su locura melancólica, imaginó que podía recobrar la gloria si abría la sepultura de su esposa para rescatar los versos manuscritos e inéditos que había arrojado sobre su cadáver. Los colegas de hermandad le animaron a hacerlo.

La apertura de la tumba fue otra ceremonia gótica. Se dice que el cadáver de Lizzie permanecía incorrupto con toda su belleza ideal y sobre su regazo permanecían también incorruptos los poemas que Rossetti rescató para publicarlos después. La tumba liberó todos los fantasmas y mientras Dante Gabriel Rossetti moría en su retiro de Chelsea consumido por la depresión en el aire volaban todavía sus versos purificados en la ultratumba. “Yacen tus manos abiertas en la hierba”. Eran recuerdos de un verano, de otros tiempos de belleza.

En la imagen Lizzie Siddal, pintada por Rossetti.

archivado en:

Si lo desea, elija otra fecha: