Tutankamón. Hoy 9 de mayo de 1874 nace Howard Carter

Howard Carter nació el 9 de mayo de 1874 y murió el 2 de marzo de 1939. El 26 de Noviembre de 1922 Howard Carter descubre la tumba de Tutankamón.

Detalles del evento

Cuándo

09/05/2015
de 13:50 a 13:50

Agregar evento al calendario

Uno de los hallazgos más importantes de la arqueología moderna se produjo el 26 de noviembre de 1922, cuando se encontró la tumba casi intacta del faraón Tutankamón, de la dinastía XVIII.

A principios del siglo XX Egipto era un destino muy popular entre los viajeros y un lugar de vacaciones para gente adinerada. Entre los visitantes habituales se encontraba George Herbert, conde de Carnarvon, que pasó varios inviernos en Egipto recuperándose de un grave accidente de coche. Hasta entonces se había dedicado a coleccionar antigüedades, pero compró una concesión para excavar en Tebas y en 1907 se dio cuenta de que necesitaba un asesor. La presentaron a Howard Carter, un eminente egiptólogo autodidacta y excelente dibujante, y lo invitó a unirse a su empresa.

Carter le expuso su teoría de que en el valle de los Reyes estaban agrupadas las tumbas de los faraones de la dinastía XVIII y Carnavon acordó empezar las excavaciones. El dueño de la concesión era Theodore David, un rico estadounidense que aseguraba haber encontrado pistas de la tumba del faraón Tutankamón, muerto a los 18 años. Se creía entonces que el joven faraón había fallecido probablemente de tuberculosis, hacía 3300 años. Todas las tumbas encontadras hasta entonces habían sido saqueadas por ladrones de tumbas.

Carter localizó por casualidad unas escaleras bajo la entrada de la tumba del faraón Ramsés IV. Nadie sabía a dónde se dirigían, pero algunos indicios despertaron la curiosidad del egiptólogo. Tras excavar con sumo cuidado, llegaron a una especia de cámara reducida ; en su parte frontal presentaba una serie de sellos intactos, que indicaban que nadia había traspasado aún aquel lugar. Se encontraba ante una tumba real.

El 26 de noviembre de 1922 se rompieron los sellos reales que habían estado intacto 3000 años y se acedió a la tumba. El trabajo tardó diez años en completarse. Gracias al carácter extremadamente metódico de Carter, cada uno de los 4000 objetos de la tumbe fue fotografiado in situ y registrado antes de retirarse. Se tardó dos meses en vaciar la antecámara. Todos los carruajes, camas, tronos y cajas retirados por los ladrones en la antigüedad habían sido amontonados de cualquier manera por los enterradores oficiales cuando volvieron a sellar la tumba. Carter se negaba a entrar en la cámara funeraria hasta haber estudiado, restaurado y enviado a El Cairo todos los objetos de la antecámara.

Tras la inesperada muerte de lord Carnavon, surgió el rumor según el cual aquel que entrar en la tumba de Tutankamón sería víctima de una maldición. Los periódicos de la época le dieron mucho eco y el propio Carter tuvo que defenderse de esa idea con argumentos científicos. Aunque sí es cierto que en los años siguientes al descubrimiento de la tumba de Tutankamón se produjeron algunas muertes soprendentes entre los miembros de la expedición, probablemente debidas a que en la tumba se encontraron altas concentraciones de esporas del hongo Aspergillus flavus.

Aunque se habían encontrado agujeros en las paredes que evidenciaban que alguien había intentado entrar con anterioridad en aquel recinto, tras unos minuciosos exámenes se llegó a la conclusión de que los posibles ladrones habían sido detenidos antes de forzar los sellos reales.

Los sarcófagos que contenían el cuerpo momificado de Tutankamón no se abrieron hasta 1925, descubriéndose entonces el ataúd y la máscara mortuoria, ambos oro macizo. Había más de 143 joyas de oro distribuidas alrededor del cuerpo. Dos años más tarde, se retiraron los últimos objetos para ser restaurados, pero hasta 1932 no se envió el último objeto de la tumba a El Cairo, después de haberse examinado las demás cámaras.

archivado en:

Si lo desea, elija otra fecha: